¿Puedo conducir estando embarazada?

Damos respuesta a las preguntas que se hacen muchas mujeres conductoras antes de ponerse al volante durante los meses de embarazo

Muchas mujeres conducen con normalidad durante prácticamente los nueve meses de embarazo, ya que es completamente legal. No obstante, seguro que muchas otras se habrán hecho más de un vez alguna de estas preguntas antes de ponerse al volante durante el periodo de gestación: ¿Puedo seguir conduciendo estando embarazada? ¿Y durante los últimos meses? ¿Es realmente peligroso?

Lo cierto es que no hay una respuesta definitiva a ninguna de estas preguntas, ya que esta depende en gran parte de las circunstancias de cada persona. La DGT no ha regulado el tema, como si lo hizo con los menores en moto, pero, a pesar de esto, vamos a establecer unos criterios para saber si una mujer embarazada puede ponerse al volante o no, y también os daremos algunos consejos para facilitar la conducción durante el embarazo.

¿Se puede conducir estando embarazada?

La conducción durante los primeros meses de embarazo

Para algunas mujeres, los primeros meses de embarazo llevan consigo ciertos síntomas, como las náuseas, el cansancio, la lumbalgia o la somnolencia, lo que dificulta la concentración y la comodidad durante la conducción, por lo que conducir en ese estado podría llegar a ser peligroso. Por este motivo, es recomendable que evites conducir si sufres algún síntoma relacionado con el embarazo que pueda dificultar el manejo del vehículo.

No obstante, si no sufres ninguno de estos síntomas, podrías realizar con total normalidad tu actividad habitual y, por lo tanto, conducir embarazada cuando sea necesario. Eso sí, hay que tener en cuenta que durante los primeros tres meses de gestación también hay más riesgos de sufrir un aborto, ya que el cuerpo no está preparado para neutralizar, por lo que un accidente de tráfico podría tener un fatal desenlace. Por lo tanto, hay que ponerse al volante con más precaución aún si cabe.

No se recomienda conducir durante los últimos meses de embarazo

Durante el último trimestre de embarazo, los expertos recomiendan que sea otra persona la que conduzca. A partir del sexto mes de gestación, la mujer embarazada pierde movilidad por el crecimiento del volumen de su vientre, lo que provoca que tenga menos capacidad de reacción ante una situación crítica en la carretera.

Si no es posible que sea otra persona la que conduzca, al menos es recomendable que vayas acompañada de alguien que pueda ayudarte en caso de emergencia, ya que conduciendo embarazada tienes más riesgos de tener una situación como esta.

Además, el aumento del volumen del vientre reduce la distancia entre la conductora y el volante, por lo que en caso de colisión el golpe podría causar daños al bebé.

Cómo debe colocarse el cinturón una mujer embarazada

En cuanto al cinturón de seguridad, las mujeres embarazadas también deberán llevarlo obligatoriamente ya que también las protege a ellas y además evitarán una multa.

Durante el periodo de gestación, es recomendable evitar el cinturón de dos anclajes y ponerse siempre el de tres puntos de anclaje, con la parte superior bien colocada entre la barriga y el pecho, y la inferior entre el vientre y las piernas. Nunca se deberá colocar la cinta inferior del cinturón sobre la barriga de la conductora ya que, de esta manera, en caso de accidente o frenazo, se evitaría una fuerte presión en el vientre de la madre.

Además, para conductoras en avanzado estado de gestación, también existen algunos accesorios para incorporar al cinturón convencional de tres anclajes, que ayudan a que el cinturón se mantenga en la posición correcta y, por lo tanto, mejore la protección ante un posible accidente. Aquí te contamos cómo debes actuar en caso de accidente y, además de esto, si estás embarazada, deberás ponerte en contacto con tu ginecólogo para que revise que todo está correctamente y que el impacto no ha afectado al feto.

El airbag no supone ningún peligro para las embarazada

Respecto al airbag del coche, es recomendable no desconectarlo si la mujer embarazada va en otro asiento distinto al del piloto, ya que en este caso no podrá hacerlo tampoco. Al contrario de lo que pueda parecer, la activación del airbag en caso de accidente no supondría un peligro ya que también protegería a la mujer, pues coincide con la parte superior del cuerpo, frenando la presión del cinturón de seguridad en el vientre de la mujer.

Además de seguir estas recomendaciones sobre el uso del cinturón y del airbag por parte de mujeres embarazadas, estas también deberán ir regulando la distancia entre el asiento y el volante a medida que avance el embarazo para mantener una postura lo más cómoda y relajada posible a la hora de conducir.

Si eres una mujer conductora, tienes pensado ampliar la familia próximamente y te gusta conducir, aquí te dejamos un resumen de los mejores vehículos familiares.


- 10 mitos sobre los coches híbridos
- Los 10 coches más económicos
- Cómo tasar tu coche sin problemas


Dpto Contenidos | 12:00 12/01/2017

Compártelo en:



Calcula tu precio

CON LA COLABORACIÓN DE
AXA Seguros
ARAG