Mantenimiento de coche sin taller

Desde cómo ahorrar al hacer la revisión al automóvil hasta realizar un mantenimiento preventivo

De la misma manera que las personas solemos pasar por una revisión médica anual, nuestro coche tendría que acudir al taller también, al menos, una vez al año. A pesar de esto, cuatro de cada diez conductores afirman haber retrasado el mantenimiento o las reparaciones de sus automóviles en los últimos dos años, debido al elevado gasto que suponen, según revela un estudio realizado por la página Coches.net. La crisis ha propiciado que se alarguen, cada vez más, los exámenes de los vehículos, pero no hacerlos aumenta las probabilidades de avería en un 20%. Por ello, lo más conveniente es llevar a cabo una revisión, pero siguiendo unas pautas que pueden rebajar su coste. Para esto hemos elaborado la siguiente guía.

Cómo ahorrar al hacer la revisión al automóvil

Realizar al coche una revisión al año, como mandan los cánones, evitará tener que hacer mayores desembolsos en el futuro como consecuencia del desgaste de piezas. Además, conviene no olvidar que mantener el automóvil en buen estado es un seguro de vida, ya que hay accidentes que pueden producirse por un incorrecto funcionamiento, o mal mantenimiento del vehículo el cuál jamás encontraremos precozmente sí no lo revisamos a menudo.

Cuanto más se espacien las revisiones, peor será el estado del vehículo y las posibilidades de tener que desembolsar una mayor cantidad de dinero de golpe aumentan considerablemente, ya que el desgaste de según qué piezas, no perdona.

Pero, a pesar de sus bondades, hacer un "chequeo" al automóvil puede salir muy caro y, en tiempos de crisis, puede descuadrar el presupuesto familiar. Por ello, a continuación, se indican una serie de consejos para lograr que los necesarios mantenimiento y revisión del turismo sean lo más baratos posibles.

Realizar un mantenimiento preventivo

No hay que esperar a que el coche haga ruidos extraños, eche humo o vibre más que una atracción de feria para cuidarlo. Pero esta es una de las tareas más olvidadas por los conductores, que para mantener su automóvil se limitan a llenar el depósito y lavarlo a fondo una vez al mes. En realidad, si se revisan y cambian de forma rutinaria piezas y líquidos del vehículo, se puede ahorrar dinero a largo plazo. Además de revisar niveles, ya que un bajo nivel de aceite o anticongelante puede costarle la vida a tu motor.

Hay una gran lista de elementos que tienen una fácil comprobación por sus propietarios. Aquí os dejamos algunos de ellos.

- Aceite:

Es recomendable verificar su nivel cada tercer depósito de gasolina que se llene, ya que un bajo nivel de aceite puede hacer que poco a poco se produzca un desgaste en los componentes internos del motor propiciando su rotura más temprana.

- Amortiguadores:

Cuando se deje de ejercer presión, el coche debe absorber el impacto, pero no debe rebotar varias veces. En caso de que reboten varias veces, has de cambiarlos urgentemente y tu estabilidad se encuentra en peligro.

- Anticongelante:

en lugares de bajas temperaturas, revisarlo cada poco tiempo. En España, no es tan necesario revisarlo cada tan poco tiempo, pero en caso de ir bajo de nivel y no tener anticongelante a mano, como emergencia, se puede echar agua para que el motor siga refrigerando hasta poder llegar al taller y echarle el líquido que nuestro fabricante recomiende.

- Faros:

nunca dejar uno sin reparar, verificarlos y cambiarlos de manera periódica. Tanto las bombillas, como la carcasa. Los faros que tienen la carcasa de plástico tienden a estropearse por las inclemencias meteorológicas. Por lo que un buen pulido a veces, ayuda a no tener que cambiar un faro solo por eso.

- Limpiaparabrisas:

revisarlos a menudo y poner otros si están rotos o no barren bien y ensucian más de lo que limpian.

- Líquido de dirección hidráulica:

una vez al mes, mirar su estado y llenarlo cuando el nivel esté bajo. Cuándo este líquido se deteriora, se puede estropear la bomba de dirección, por lo que es un buen indicativo su color tirando a negro cuándo está para cambiarlo.

- Líquido de frenos:

ver cada 30 días y rellenarlo cuando sea preciso. Además, se ha tener en cuenta que si los frenos han sido sometidos a una fatiga muy grande el líquido puede haber hervido, y por ende, haber perdido todas sus propiedades. Lo que haría que perdiésemos una gran eficacia en el frenado.

-Líquido de limpiaparabrisas:

hay que verificar su nivel al llenar el depósito de gasolina. Agregar agua y, una vez al mes, añadir un poco de limpiacristales. Aparte de esto, hay limpiacristales específicos que ayudan a que cuándo llueve, las gotas de precipitación se vayan con la velocidad. En ocasiones, no es necesario ni encender los limpiaparabrisas.

- Líquido de transmisión:

conviene revisarlo cada 30 días con el motor encendido, pero no caliente, y el freno de mano puesto.

- Llantas y neumáticos:

hay que mantener los neumáticos inflados a la presión indicada en el manual. Y observar las llantas de vez en cuando para detectar grietas, abultamientos o desgastes.

Mantener limpio el motor

El motor del coche es esencial. Si está limpio, se reduce la frecuencia de las reparaciones, además de alargar la vida del vehículo. La suciedad en el motor puede tener peligrosas consecuencias: en forma de polvo, puede perjudicar al mantenimiento de una temperatura óptima, ya que puede elevarla y provocar recalentamiento, tanto en el interior como en el exterior. Además, motor limpio, puede ayudar a encontrar posibles fugas de cualquier fluido del motor.

Pero el automóvil no solo hay que limpiarlo por dentro. En este caso, la belleza exterior también es importante: una carrocería limpia dura más, y si se encera cada cierto tiempo, se protege de la corrosión. Cuanto más cuidado está, más dura y menos averías tiene. Aparte de esto, es importante la limpieza de la chapa, ya que la resina, la suciedad, etc… acaba deteriorando la chapa y a la larga, de forma irreparable.

En resumidas cuentas, realizar el mantenimiento de nuestros coches, es algo muy sencillo si dedicamos algo de tiempo a hacerlo. Son varios puntos de control, pero son sencillos de revisar, y ninguno requiere comprobaciones de mucho tiempo. Lo bueno de esto, es que la mayoría de estos puntos de control, pueden ayudar mucho a que tu coche no se deteriore antes de lo que debe. Todo esto se puede hacer en casa, incluso cambiar el aceite y el filtro llevando los restos a un punto limpio. De esta forma, te ahorrarás un dinero que a la larga, se acaba notando.

Comprando las piezas por internet, o en tu tienda de repuestos más cercana, y alquilando un box. En una mañana podemos haber realizado todos los cambios de líquidos, ruedas, amortiguadores, etc… Que sean necesarios en nuestro vehículo.

TAMBIÉN TE INTERESA

- Consejos para ahorrar carburante
- Comprar Coches en Alemania
- Top Coches Baratos 2015


Alex Esteban | 17:00 02/03/2016

Compártelo en:



Calcula tu precio

CON LA COLABORACIÓN DE
AXA Seguros
ARAG