Cómo hacer el mantenimiento de una furgoneta nueva

Las furgonetas nuevas necesitan un cuidado especial si quieres tenerlas siempre a punto

Si mantener un coche lleva mucho tiempo, esfuerzo y dinero, lo mismo sucede, o incluso más cuando hablamos de una furgoneta nueva. Al tratarse de vehículos industriales, hacen muchos kilómetros y se utilizan para cargar cosas continuamente, por lo que su desgaste es mayor a no ser que le dediquemos un cuidado especial. Pero no te vuelvas loco, existen algunos consejos que te ayudarán con el mantenimiento de tu furgoneta sin ser ningún mecánico.

Tanto si has comprado una furgoneta nueva, como una furgoneta de segunda mano, tendrás que estar atento a ciertas características para no llevarte disgustos. Cosas tan simples y superficiales como la limpieza, neumáticos y chapa, pueden ser clave en el mantenimiento de tu furgoneta. Pero además existen otras cuestiones, como los líquidos y otros aspectos del motor que también son determinantes.

Mantenimiento de furgoneta Cómo limpiar una furgoneta

Un aspecto clave para que tu furgoneta parezca siempre nueva es la limpieza, tanto por dentro como por fuera. Un vehículo reluciente hace parecerlo mucho más nuevo y en mucho mejor estado. Especialmente, si vas a vender tu furgoneta, debes limpiarla a fondo para así atraer más a los posibles compradores. También puedes llevarlas a sitios especializados si no tienes tiempo.

Cómo limpiar el salpicadero de una furgoneta

Existen muchos productos destinados a la limpieza del salpicadero, pero tú también puedes preparar una solución con agua, jabón y amoniaco. Es importante que para aplicarlo utilices un paño de microfibras, de esos suaves que no rallen la superficie de tu vehículo. Para no dañarlo y que luzca como una furgoneta nueva, haz movimientos verticales, de arriba abajo, para evitar extender el polvo y lograr la máxima limpieza. No te dejes ni un huequito: salpicadero, palanca, manillas de las puertas, laterales, radio…con este solución podrás limpiar prácticamente todo.

Cómo limpiar suelos y alfombrillas de una furgoneta

Sacúdelas bien y utiliza un aspirador para quitar todas las piedrecitas y polvo que puedan tener. A continuación, y con la ayuda de un cepillo, usa la solución del salpicadero para limpiarlas. Tanto si es una furgoneta de 9 plazas como si es la típica con espacio de carga, en los suelos no uses el cepillo, ya que puede que no se seque a tiempo y retenga la humedad. Sí que es importante, de lo contrario, que uses el aspirador para deshacerte de toda la suciedad interior.

Cómo limpiar la tapicería de una furgoneta

Para esto, te recomendamos pasarte por cualquier gran supermercado o taller para comprar un producto específico. Si no, podrás usar el agua con jabón y amoniaco que habíamos usado previamente. Si se trata de una furgoneta de segunda mano con alguna macha, frota bien con un cepillo y espera a que se seque antes de volver a sentarte, si no quedará húmedo y podrá desprender olores.

Cómo limpiar las lunas y retrovisores de una furgoneta

Hay que limpiar por dentro y por fuera con cualquier producto específico para ello. Utiliza una bayeta o paño de superficie lisa, o incluso papel de cocina o cualquier otro de grosor elevado. Si usas trapo que contenga fibras, estas dejarán pequeñas motitas sobre los cristales de tu furgoneta nueva y no terminarán por limpiar las lunas y retrovisores por completo.

Mantenimiento de tu furgoneta

Aunque a simple vista te parezca que el mantenimiento de tu furgoneta es caro, hacerlo te hará ahorrar mucho dinero en el futuro si tu furgoneta está como nueva. Las piezas y recambios de los vehículos industriales son más elevada que las de los turismos, debido a que requieren mayor peso y estabilidad. Pero además, si tienes una furgoneta de segunda mano, el mantenimiento es aún más esencial, puesto que no sabes qué uso ha hecho el anterior dueño y probablemente no quieras quedarte tirado.

Revisa el aceite de tu furgoneta

En un coche normal también hay que echar un ojo cada cierto tiempo, pero en una furgoneta nueva o de segunda mano, hay que revistarlo con mucha más frecuencia. El motivo es lógico y es que son vehículos mucho más pesados por lo que cualquier fallo en sus líquidos puede acarrear consecuencias peores. La falta de aceite puede provocar una avería grave como la junta de la culata o llegar a quemar la furgoneta.

Revisa las ruedas de tu furgoneta

Los neumáticos, como en el caso del aceite, son más importantes que los de un turismo normal. Se trata de vehículos industriales que cargan muchos kilos a diario, por lo que su resistencia es muy importante para la correcta circulación. Las ruedas de una furgoneta en buen estado te ayudarán a ahorrar grandes cantidades de dinero en combustible, no lo olvides.

No sobrecargues tu furgoneta

Si, de manera habitual, llenas tu furgoneta nueva en exceso, puedes cargarte la suspensión cuyo precio es muy elevado. Ten cuidado, muchas veces te dejas llevar por el volumen que permite cargar pero no eres consciente de que el peso es también muy importante. Además puedes llevarte una multa por este mismo motivo.



Dpto de Contenidos | 18:30 08/09/2016

Compártelo en:



Calcula tu precio

CON LA COLABORACIÓN DE
AXA Seguros
ARAG