10 grandes mitos de los coches eléctricos

Analizamos los mitos que hay sobre los coches eléctricos

Los coches eléctricos están cada vez más presentes en nuestras carreteras. Cada día es más común encontrarse con uno de estos modelos y siempre que los ves, seguro que te haces las mismas preguntas: ¿será muy caro comprar un coche eléctrico? ¿Cuánto costará recargarlo? ¿Respeta más el medio ambiente realmente? ¿Y este tío, dónde lo carga?

Son miles las dudas, y son miles las respuestas que te vamos a dar en este artículo. Los coches eléctricos dejarán de ser grandes desconocidos para ti, y te convertirás en todo un experto en este tipo de vehículos. Piensa que es una apuesta en el futuro, ya que cada vez son más habituales y dentro de poco, nos habrán invadido por completo.

mitos coches eléctricos

1. El precio de los coches eléctricos es más elevado que el de los convencionales.

Gran mito. Es una de las habladurías relacionadas con este tipo de vehículos más extendidas y esto tiene una explicación lógica. Cuando salieron al mercado, la novedad encareció los precios de los coches eléctricos, pero a medida que ha ido pasando el tiempo, se han abaratado considerablemente.

El precio medio de un coche en España se ha incrementado en los últimos años, llegando a cifras cercanas a los 20.000 euros en 2014. Sin embargo, el coche eléctrico de Nissan, el Nissan Leaf tiene un coste de casi 14.000 euros. Se trata de una cantidad más que competitiva si tenemos en cuenta el dinero que ahorraremos en este vehículo, ya no solo en combustible, también en impuestos y aparcamiento.

2. La autonomía de los coches eléctricos no es elevada aún.

Lógicamente, este es un aspecto que las marcas han ido mejorando a medida que han pasado los años y que probablemente siga incrementándose con el tiempo. En la actualidad, algunos modelos como los de Tesla alcanzan casi los 500 km, autonomía más que considerable. En cuanto al tiempo de carga, en cuestión de 20 minutos puedes recargar por completo y continuar tus 500 km sin problemas. Se trata de baterías de calidad altísima y con 8 años de garantía sin límite de kilometraje. A ver qué marca de coches convencionales te ofrecerá este servicio.

3. Nunca encontraré dónde cargar el coche eléctrico.

Encontrar un punto para recargar tu coche eléctrico es cada vez más sencillo. Hay muchas apps y webs que se han encargado de indicar dónde están los más próximos a tu ubicación. Nosotros en particular te recomendamos Electromaps por su sencillez y eficacia. Según esta misma, el Madrid hay casi 300 puntos en los que recargar tu coche eléctrico, y 445 exactamente en Barcelona. También hay coches híbridos que te darán mayor flexibilidad en este aspecto.

4. Los coches eléctricos no alcanzan la misma aceleración que los convencionales.

Desmentimos este mito completamente. Una cosa no está relacionada de forma directa con la otra. La mayoría de los coches eléctricos del mercado no tienen nada que envidiar a la potencia del resto de vehículos que podemos encontrar. Se trata de un sistema sin embrague ni cambios que permite acelerar a la misma velocidad que cualquier otro coche pero sin hacer ruido y con una contaminación aérea mucho inferior.

5. Los coches eléctricos no corren lo suficiente.

Si bien es cierto que inicialmente los coches eléctricos no corrían tanto como los convencionales, ahora no tienen nada que envidiarle. Estamos de acuerdo que es uno de esos aspectos que tienen en los que tienen que seguir invirtiendo, sin embargo, ya hay coches eléctricos que alcanzan grandes velocidades. El coche eléctrico de Nissan que hemos estado comentando previamente, está limitado a 140 km/h. Al fin y al cabo esta velocidad no es inferior a la máxima de cualquier carretera europea. Pero sí es cierto que existen otros modelos, como el Tesla S, puede llegar a los 250 km/hora, casi nada.

6. El mantenimiento de un coche eléctrico tiene un precio superior.

Falacia, falacia y falacia. Los coches eléctricos, al tener un sistema de funcionamiento más sencillo reducen piezas y complejidad por lo que es más difícil que nos den problemas. Un coche sin embrague o sin sistema de cambios tiende a tener un mantenimiento más reducido. Pero aún hay más, no necesita aceites ni filtros, no hay por qué sustituir la correa de distribución y las pastillas de freno se desgastan menos por la parada de motor que hace la batería. Si lo piensas detenidamente estos son los aspectos que mayor desembolso suponen en el mantenimiento de tu coche, y con un coche eléctrico desaparecerán por completo.

7. Los coches eléctricos son más simples y ofrecen menos prestaciones.

Como cualquier otro vehículo, los coches eléctricos tienen una variedad ilimitada de gamas y acabados, que dependerán de la marca y el modelo que tengamos, sin olvidar el presupuesto. No cabe duda, por ejemplo, que el Tesla S es un coche de lujo, con todas las prestaciones que podría tener cualquier otro vehículo de su gama. El Nissan Leaf del que ya hemos hablado, tiene la tecnología de NissanConnect EV, que te permite programar y contactar con el coche para un sinfín de funcionalidades desde tu Smartphone, ordenador o Tablet.

8. Conducir un coche eléctrico es aburrido.

Ni mucho menos. Los coches eléctricos pueden hacer de tus viajes y conducción toda una aventura por su aceleración continua. Además, suelen tener el motor bastante cerca del suelo, bajando el centro de gravedad y aportando una mayor firmeza para cuando tomes curvas o tramos un poco más complejos.

9. Comprar un coche eléctrico no tiene ninguna ventaja.

Comprar un coche eléctrico es un chollo. La mayoría de las ciudades han reducir los impuestos de circulación para este tipo de vehículos, por ejemplo, en Madrid, Barcelona o Sevilla la tasa se reducir en un 70% aproximadamente. En cuanto al aparcamiento en muchos municipios, disponen de grandes descuentos e incluso se les permite aparcar gratis en zonas azules y verdes de algunos lugares. Los peajes también son una ganga, ¡llegando a pagar un 60% menos! No olvidemos que los coches eléctricos pueden conducir por los carriles VAO, ahorrándose largas horas de tráfico.

10. Un coche eléctrico no ayuda tanto al medio ambiente.

Este es el mito por excelencia y es uno de los más desacertados. Un coche eléctrico es un 97% más limpio que uno normal, y recordemos que el tráfico es el agente que más contamina en las grandes ciudades. Por lo tanto, la introducción de los coches eléctricos podría ahorrar una gran cantidad de molestias para nuestros ecosistemas. Su bajo ruido al acelerar también ayudarían a la contaminación acústica, que es otra de las grandes preocupaciones en las cumbres de medio ambiente.

- Pasos para tasar tu coche
- Ventajas y desventajas de coches automáticos
- Ventajas coches híbridos




Dpto de Contenidos | 15:00 25/08/2016

Compártelo en:



Calcula tu precio

CON LA COLABORACIÓN DE
AXA Seguros
ARAG